1280px-2018_Trek_logo_word_mark_wiki.jpg
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Google+ Icon
  • White YouTube Icon
  • White Instagram Icon
Director Técnico Ciclismo Reybaud  .  Claudio Reybaud  .  (+54) 011-2599-2878  .  Argentina - Buenos Aires
design by  estudio31

EL DON DE TRANSMITIR EXPERIENCIAS (Parte 1)

February 3, 2017

 

Nota Publicada en la Revista Ciclismo XXI - Nº68, Año 6, Diciembre del 2010

 

________________________________________________________________

 

Me contó mi querida Tia TITA  junto a mi Tio VICENTE (Un tano ejemplar, amante del ciclismo al cual quiero y extraño con locura): Tu primer carrera fue a los 2 años y medio en el Ce.M.E.F , POPITO (apodo con el cual todavía me llaman), vos ya no usabas rueditas y los otros chicos, tenían 5 y 6 años, y debían completar 2 vueltas, vos, al ser tan chico debías dar solo una vuelta, pero recuerdo que no querías parar y toda la gente tenia que esperar que vos completes a tu escasa velocidad la segunda vuelta.

 

Me cuentan que así comenzó mi historia en este hermoso deporte, pero yo creo que comenzó un poco antes: Mi Abuela “BEBA” española, fue la primera en competir sobre una bicicleta, inspirada por su hermano, que era ciclista. En el año 1949 nace mi papa, y a los 14 años a escondidas de mi Abuelo, Don Diego, (quien con el tiempo seria Dirigente e implacable comisario deportivo), comenzó largar algunas carreras barriales, con bicicletas a las que le daban vuelta el manubrio para dejarla lo mas similar a las de carrera…. no tardo en darse cuenta que esa era su pasión.

 

Mi papa, Carlos Reybaud, comenzó a demostrar condiciones luciéndose como velocista, y a los 17 años, por su habilidad y rendimiento, fue incluido en la selección nacional, teniendo la oportunidad de competir en el mundial Elite realizado en Montevideo; en dicho certamen, como prueba inaugural, pero fuera del medallero, se realizo una prueba por puntos,  mi viejo la gano y por ese logro le hicieron un reportaje que fue trasmitido en vivo y en directo a Buenos Aires, en comunicación directa con mi abuelo, mi papa, quien cumplía años ese mismo día,  le dijo: “Te prometo que algún día voy a salir Campeón Mundial…”, mi viejo participo en otros mundiales, panamericanos, Olimpiadas y varios certámenes internacionales como los premios Caracol de Colombia…obtuvo títulos nacionales y sumo experiencia por los velódromos del continente. Pero recién en 2004, en Manchester y a pocos días del cumpleaños de mi abuelo, papa, cumplió su promesa que desde el cielo mi abuelo festejo, SER CAMPEON MUNDIAL!!!

 

Desde que comprendo el castellano, escuche cada relato de mi viejo contarse una y otra vez, y desde mis 4 o 5 años, cuando mi papa volvió a correr ya en la categoría Master, vivo cada  relato de sus estrategias de carrera y sus situaciones de sprint las escenas pasando como una película, y absorbiendo la experiencia que quizás el, sin darse cuenta, me trasmite y transmitió en cada momento.

 

En este contexto, donde toda la organización del hogar se amoldaba a la vida del deportista, crecieron mis huesitos y mi forma de ver la vida.

Ya a los 12 años, recuerdo, comencé a salir a entrenar a la ruta, con un grupo de veteranos de entre 65 y 75 años, grupo de locos lindos, que salían en invierno cuando todavía era de noche y la escarcha en gorro de lana o en los guantes se volvía hielo. Recuerdo que solían colgarme cada vez que apuraban y confirmo que, apuraban, con ese propósito, con ese pelotón que guardo en mi corazón con recuerdos grabados tan nítidos que parecen actuales,  la armonía y la buena onda duro más o menos un año, ya que mi crecimiento me dejaba andar cada vez mas rápido, y a los viejos cóndores de las rutas, este pichón desplumado ya les comenzaban a traer problemas. Era hora de volar!!

En mi hoja de ruta, vinieron los primeros campeonatos argentinos, recuerdos y emociones interminables.

 

Recuerdo como si fuera ayer, mi primer campeonato argentino de pista, recuerdo que todo pasó muy rápido y al terminar la carrera tenía la sensación de haber visto una película que duro 3 minutos y estaba hablada en ruso.

 

MI PRIMER MEDALLA EN PISTA – COMO EL RIO QUE NADA LO FRENA!

 

Mi segundo campeonato de pista, uno de los mas importantes para mi, donde con 14 años, y a un mes de haberme fracturado la clavícula, tuve que usar el ingenio ya que el yeso en forma de “ocho” en mi espalda no me permitía el movimiento, entonces adapte un manubrio de playera a la bicicleta de pista, en aquel momento una Privitera con caños Columbo, recuerdo esos entrenamientos que realizaba tozudo y decidido a ir a buscar lo que mas anhelaba, una medalla nacional. No podría medir el tamaño de la emoción, cuando en ese campeonato quedo segundo empatado en puntos con quien luego seria mi archirival y mas tarde compañero de selección el mendocino Mario Gimenez. Lo cierto, es que en ese año, donde por mi reciente lesión no disponía de muchas herramientas para disputar una medalla, basto responder a una seña que mi papa me hizo en el momento oportuno, para distanciarme del pelotón y tomar una vuelta de ventaja. Podría haberme quedado esperando un año más, pero cerré el año animándome a ir por más.

 

PRIMER SUEÑO – LA SONRISA DEL CAMPEON!

 

Después de esto, vinieron más campeonatos, obteniendo en el año 1996, en la pista de Mar del Plata,  la medalla de oro en los 500 mts. Y haciendo real uno de mis grandes sueños, SER CAMPEON ARGENTINO. Creo que la foto de ese podio, muestra la sonrisa más grande que puede salir de los músculos de mi rostro, recuerdo las lágrimas, los abrazos interminables, las felicitaciones de Eduardo Lanzi diciéndome que había llegado mi momento. Y desde entonces, parte de mi quedo para siempre en esa pista, y parte de esa pista, viaja a donde yo voy.

 

Luego vinieron más campeonatos junto a una camada de Campeones como Juan José Haedo, quien fue mi compañero de equipo, mi rival y por sobre todas las cosas mi punto de referencia para trabajar y mejorar, ya que su gran rendimiento me estimulaba a hacer mi trabajo cada vez mejor para no perderle rueda, creo que este gran ciclista fue fundamental en mi crecimiento deportivo, otros como Adrián Batista, los hermanos Richeze, los hermanos Borrajo, Juan Gaspari, Claudio Flores, también estaban siempre marcando un nivel que en cada carrera de domingo, generaba un ecosistema fantástico para pulir y desarrollar habilidades como ciclista. En una de esas carreras, precisamente en General Rodríguez, mientras hacia rodillo para calentar, llega mi papa y me pide que me baje y lo acompañe, que quería presentarme a alguien, yo presentí de quien se trataba, había solo una persona que podría hacer que mi viejo me haga bajar del rodillo minutos antes de largar, caminamos unos metros y frente a mi, un hombre de unos 70 años, pelo blanco y gesto alegre me dijo:_ “como estas Ragazzi?” … era Jorge Batiz (doble sub campeón Mundial de Velocidad Pura en épocas donde 60 velocistas se eliminaban hasta quedar 2 y ex compañero de 6 días de Fausto Copi), aquel del que había escuchado hablar desde chico, aquel que desde hacia unos años le pedía a mi viejo ir a visitar a su casa en La Plata, aquel protagonista de decenas de anécdotas contadas por mi viejo desde las épocas en que Jorge era su técnico de selección, y aquellas hazañas que reafirmaron junto a las de mi viejo, mi pasión por la Velocidad Pura. Recuerdo las palabras de Jorge:_ “Ragazzi, en la velocidad, tenes que adivinar lo que va a hacer el otro”..Para mi, y a mis 16 años, eso se trasformo en ley.

(Continuará...)

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
ME GUSTA
Please reload

Entradas destacadas

Manos Dormidas: Causas y como evitarlo

March 13, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes
Please reload